GUERRA A ULTRANZA

GUERRA A ULTRANZA

Presentación en el Seminari de Tarragona

Presentación

miércoles, 12 de marzo de 2014

Luís XIV El rey Sol.

Luis XIV de Francia (1643-1715)
A finales del siglo XVII, la corte francesa y la imperial conspiraban por la herencia de la monarquía hispánica, ante la incapacidad del monarca Carlos II y la imposibilidad de que tuviera descendencia. De forma inesperada, poco antes de morir, en el año 1700 Carlos II eligió a Felipe de Anjou como sucesor, pero estableciendo que no se podrían unir los territorios de la monarquía hispánica con la francesa. Luis XIV, que hasta entonces había sido un firme partidario de la división de los territorios españoles para contentar a las cortes europeas, aceptó la voluntad de Carlos II y dio apoyo a la candidatura de su nieto. Las potencias europeas no se opusieron a la decisión, pero sí lo hicieron contra la actitud disparatada del Rey Sol, que prohibió las importaciones inglesas y dejó de reconocer a Guillermo III como rey legítimo de Inglaterra para apoyar las reivindicaciones de su adversario católico Jaime II. Aquellas acciones desencadenaron el estallido de la Guerra de Sucesión. En un primer momento se produjeron algunos éxitos franceses, pero a partir de la derrota de la batalla de Blenheim (13 de agosto de 1704) se invirtió la situación. En 1709 la guerra parecía perdida, y eso empujó a Luis a firmar la paz con los aliados. Finalmente, el ascenso al trono imperial del archiduque Carlos (1711) alteró los términos de la negociación, 
y Luis XIV y Felipe V firmaron la paz con Gran Bretaña y las Provincias Unidas en el Tratado de Utrecht (1713), y con el Imperio en el Tratado de Rastatt (1714). Los tratados garantizaban el reconocimiento de Felipe V como soberano de España, pero le negaban cualquier derecho sucesorio sobre la Corona francesa. Los territorios españoles de las Provincias Unidas y de Italia pasaban a manos del Imperio y del reino de Saboya y, a cambio, Luis XIV retiraba el apoyo al viejo pretendiente al trono de Inglaterra. Las consecuencias de la guerra fueron desastrosas para Francia y Luis XIV dejó una monarquía en bancarrota y cedió el control de los mares a Gran Bretaña.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario