GUERRA A ULTRANZA

GUERRA A ULTRANZA

Presentación en el Seminari de Tarragona

Presentación

sábado, 31 de agosto de 2013

El monje:

El monje.

Nadie conoce su verdadera identidad. Es silencioso. Siempre lleva el capuzo echado y pocos son los que le han visto el rostro. Nadie sabe de dónde procede, porque quien se cruza con él acaba con un puñal clavado en el corazón, colgado de una traviesa o ensartado como un arenque con su espetón, eso si tienes suerte, porque al Monje le gusta explayarse con su puñal antes de obligarte a traicionar a tu mejor amigo.

Es un hábil y diestro asesino, implacable. Persigue a su presa hasta concluir con éxito con el encargo. Ahora ha sido contratado por don Pablo Dalmases en representación de los nobles huidos y refugiados en Mataró. Su misión: recuperar las riquezas que dejaron en sus casas cuando abandonaron Barcelona, las mismas riquezas que persigue la Diputació para acuñar monedas de plata de a dos reales, las mismas que ambiciona la baronesa de Montcada, las que deberían estar bajo custodia del noble marquesito y por las que luchan los espías del duque de Pópuli para poder sostener sus tropas en la campaña de invierno.

El Monje vaga por las callejas de la urbe adoptando en ocasiones diversas identidades. Sigue la pista de los lingotes de plata que le llevan hasta los mercaderes, pero quizás, esa pista sea una burda estratagema ideada por un noble que pretende quedarse con la enorme fortuna.

El Monje es infatigable, si va tras tus pasos, date por muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario