GUERRA A ULTRANZA

GUERRA A ULTRANZA

Presentación en el Seminari de Tarragona

Presentación

domingo, 17 de febrero de 2013

Salvador Feliu de la Peña i Picart



Salvador Feliu de la Peña fue un Ciudadano Honrado, miembro de la Junta de los 36, y segundo Conseller con Rafael Casanova.
Bajo el mandato de Manuel Flix, y de Rafael Casanova, fue Presidente de los aprovisionamientos de la ciudad. Mercader de profesión, constituyó junto con los negociantes, hermanos Durán, la sociedad mercantil Compañía Nueva de Gibraltar.

Debido a su condición de mercader y de Presidente de aprovisionamientos, tuvo desencuentros con los Consellers en Cap, tanto con Flix, como con Casanova. Feliu de La Peña, mantenía a uno de sus socios en Mallorca, el cual procuraba abastecer los navíos mercantes que entrarían en Barcelona. El cargo de Presidente de aprovisionamientos le mantenía entre dos aguas. Por un lado, debía contentar a los mercaderes y por otro, a los Consellers. Ambas posturas eran antagónicas, pues los negociantes luchaban por sus propios intereses y los Consellers, por el bien de la ciudad.

Todo apunta a que se vio envuelto en un turbio asunto: Antes de finalizar el año de 1713, la ciudad debía nombrar nuevos Consellers por espiración del mandato de los vigentes, y como solía ser costumbre, a un lado se encontraban los partidarios para que se prorrogara el mandato de los que lo ejercían en su momento, y por otro,  los que abogaban por celebrar nuevas extracciones de Consellers

Finalmente ganaron el pulso los que mantenían la postura de nombrar a los nuevos Consellers.  Lo curioso del caso es que Salvador Feliu de la Peña y su socio en Mallorca, Francisco Antonio Vidal, salieron elegidos como  Consellers del concilio de Ciento. 

Cabe destacar que existió una lista de personas insaculadas, es decir, personas electas a las que se tachó de las listas por haber abandonado la ciudad. La forma elegida para la extracción de las bolas fue algo novedoso, aunque nadie mostró queja alguna: Se lanzaron las bolas sobre el mapa de Cataluña y se decidió que solo serían miembros electos los de las zonas donde cayeran las bolas, y de una forma que desafiaría a la propia física, todas cayeron en la parte del mapa donde se encontraban los miembros favorables a la contienda, que era lo mismo que decir, los favorables a la renovación de los cargos. 

Parece ser que la bolsa que guardaba la bolas con los nombres de los electos, contenida en su interior, otra bolsa de reducido tamaño con los nombres de a los que la "suerte" iba a sonreirles con el cargo de Consellers, y lo curioso del caso, es que se dice, se comenta, que Manuel Flix, partidario a que no se produjeran las extracciones, obtuvo como premio a su silencio, el cargo de abogado fiscal de Barcelona con una suculenta paga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario